Ya tengo local para mi atelier ceramista

Share on pinterest
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

Estaba buscando un local para mi Atelier Ceramista Rojo Rivera, y en esta búsqueda me han pasado cosas, una es que me di cuenta que no quiero alejarme de mi calle, ni ni de mi casa, ni de mis vecinos, he visto locales a 5 o 10 calles, pero no, quiero estar donde estoy. Me he dado cuenta que me da por cantar cuando estoy nerviosa, cualquier frase la convierto en canción, y fatalísimamente porque ni tengo oído, ni tono, ni ritmo, ni nada. Soy insufrible.

 

 

También me he dado cuenta de la dejadez de muchos propietarios, he visto espacios sucios, llenos de polvo, desconchados, restos de negocios cerrados, chapuzas, y palos, piedras y hierros y más polvo… yo no sé qué costaría tratar estos espacios con algo de cariño. Y los baños…varios sin puerta, en varios ni me he atrevido a entrar, un par tenían el inodoro en esquina, joder, qué pasó en la época que se ponían los inodoros torcidos, si hay cuatro paredes rectas ¿qué les llevó a colocarlo en la esquina? que hay gente que entra en bucle cuando ve cosas torcidas ¿no se dan cuenta que van a matar a alguien? 

 

 

Me ha partido el alma ver cómo se ha tapado la belleza estructural de esos espacios, han destrozado suelos, puertas y ventanas para sustituirlo por sucedáneos de suelos, puertas y ventanas. En el local que he alquilado apareció un suelo de madera maciza, pequeños listoncitos de madera con 100 años de antigüedad tapada por un malvado laminado. Estos listoncitos de madera van a volver a la vida, se limpiarán, repararán y encerarán para poder disfrutar de su belleza. Hay mucho insensible suelto, una mierda para ellos así de grande.

 

 

El localsito es pequeñín pero tiene 3 plantas. A pie de calle instalaré el atelier con la mesa de trabajo y la zona de exposición y venta. A continuación hay dos zonas que servirán de almacenaje de materiales y herramientas. Al fondo queda un patio chiquito que da acceso a un lavadero, y un inodoro perfectamente alineado a la pared, prometo enseñaros un pequeño mueble que hay, al que titularé «miedo y asco». En la planta de arriba voy poner mi despacho, mientras arranco y evoluciono Rojo Rivera seguiré trabajando como diseñadora y comunicadora. Y tengo un sótano enorme hecho unos zorros. Abriré el melón sótano en otro momento, antes, tengo que ver cómo sacarle el alma, si es que los sótanos tienen alma.

 

He empezado la reforma con la sorpresa del suelo de madera

Rojo Rivera - Atelier Ceramista - Local para reformar