Ariadna Rivera - Vestidadeflores Diseño Gráfico Barcelona
DISEÑO GRÁFICO
Ariadna Rivera - Mind the Gap Driving Talent to new normal
FORMACIÓN EMPRESAS
Ariadna Rivera - Tela Pael Tijeras Tienda de autor
TIENDA DE AUTOR
Aprender un oficio, como en la edad media

Unos tienen profesores y otros tienen un maestro. Unos aprenden asignaturas a través de clases y exámenes, otros aprenden un oficio desde abajo. Ambas opciones son válidas, la mía es la segunda. Hace 20 años crucé la puerta de las oficinas de una agencia de publicidad. No sabía nada de comunicación, tampoco sabía cuál era mi vocación, sólo crucé la puerta. En la recepción esperaba mi maestro. Me sentaron delante de un ordenador que no sabía cómo funcionaba. Tenía un compañero, Iván, él sí sabía cosas, y luego llegó otro, Marc, él también sabía cosas y además tenía un gusto exquisito. Mis tareas el primer año eran ir a por cafés, a la copistería, hacer recados, montar maquetas y escuchar al maestro. Seguía sin saber. El segundo año, el jefe de estudio me dejaba seleccionar las imágenes de las campañas de publicidad, decía que tenía gusto para eso, mientras yo seguía escuchando al maestro y seguía sin saber. El tercer año, me asignaron una tarea de gran responsabilidad, maquetar 82 artes finales de un mismo cartel, 82 medidas distintas para 82 tiendas, wow.

Ese trabajo me enseñó mucho, me enseñó a organizarme, a ordenar los mismos contenidos en distintos espacios, a ser constante, a revisar, a revisar y a revisar, a cumplir timmings… Recuerdo el día que pasé por una de esas 82 tiendas y vi mi adaptación (que no diseño), me emocioné. Mi maestro me hablaba de equilibrio, de sensibilidad, de arte, yo escuchaba y hacía las tareas menos relevantes del estudio, disfrutaba haciéndolas, aunque nunca dejé de ir a la copistería, ni de hacer recados, ni de ir a por los cafés, me gustaba hacerlo. A los 4 años mi maestro dijo que sí servía, que tenía gran intuición para la comunicación. Era el momento de pasar por otras agencias. En una como directora de arte, en otra como jefa de estudio y en otra dirigiendo a un pequeño equipo. Luego me establecí por mi cuenta y si lo sumo todo son 20 años en el sector, 20 años diseñando, creando, estructurando y ordenando ideas, aplicando pinceladas de belleza para generar impacto y sobre todo, contando historias a través de imágenes. Hoy tengo un oficio, no una profesión, quizás es hasta lo mismo, pero me siento especial y privilegiada de haber aprendido así, con un maestro que me contó cosas que yo no sabía.

Si necesitas alguno de estos servicios, no dudes en contactar.